jueves, 17 de abril de 2014

NOCHE DE SILENCIO Y CANTO GREGORIANO EN LA PENUMBRA

Cuando el relój de Santa María marcó las once en punto de la noche, las campanas comenzaron a tocar en señal de duelo. Tres golpes pedían el "¡SILENCIO!" a todos los presentes, para iniciar así su estación de penitencia. Se abrieron las puertas de la Colegiata y se corrió el telón que minutos antes habían cubierto las maniobras de salida del trono, aunque se oían se oyeron las órdenes del cápataz D. Antonio Hernández Mejías.

De esta manera comenzó la estación penitencial de la Hermandad, acompañados por 350 nazarenos.
sobrecogedor el sonido de las gruesas cadenas que arrastraban los penitentes que llevaban sobre sus hombros los pecados capitales. (Soberbia - Humanidad, Avaricia - Largeza, Lujuria - Castidad...)

Este año, como estrenos, contaban con nuevas varas con el escudo sacramental. Cabe mencionar, quizá, el estreno que mas destacó, y es que este año, el coro gregoriano que hasta ahora había acompañado a la Hermandad hasta el interior de Santa María, les acompañó todo el recorrido. Esta sorpresa la anunció la Hermandad a los medios durante la tarde, pidiendo que se guardase celosamente hasta la hora de la salida.
Dicho coro se trata de la Schola Gregoriana Sancte Benedicte, con D. Loranzo Ramos a la cabeza, nacida hace 10 años en Benalmádena.

Como curiosidad el trono iba exhornado con Crisantemun Cardenal, Calas Negras, Espinos, Flor de cera, Orquídeas Bancas y una rosa roja y una blanca, para los pies de las imágenes, donadas por la pregonera, Doña María José Villalobos.

Estamos en:

Twitter--Facebook--http://www.claraavilac.com/wp-content/plugins/social-sharing-toolkit/images/icons_large/instagram.png--http://www.niaid.nih.gov/SiteCollectionImages/system/SocialMedia/YouTube.jpg--Email