jueves, 8 de abril de 2010

Antigua y Venerable Hermandad de Ntro. Señor Ecce-Homo, Cristo de la Buena Muerte y Ntra. Señora del Buen Amor

Hermandad de muy antiguo origen sin que se pueda precisar fecha exacta de su fundación, por pérdida de sus primeros Estatutos, aunque si con anterioridad a 1.713, ya que fechado el día 8 de Mayo de ese año existe un recibo de la entrega al Convento de la Santísima Trinidad de Redentores Calzados de Ronda ( posteriormente Convento de Santo Domingo), de una limosna de 20 reales de vellón para 10 Misas por el alma del hermano Pedro de Chaves, de las que hizo entrega el Albacea de la Hermandad D. Antonio de Avilés-Casco.


Su sede canónica fue la Parroquia de San Juan de Letrán (Hoy Santuario de Ntra. Sra. de la Paz ), hasta que esta quedó integrada dentro de la de Santa María de la Encarnación la Mayor, estando expuesto su titular, Ntro. Sr. Ecce-Homo, a la devoción del público siempre y hasta nuestro días en el mismo nicho que corona la Santa Escala. Título que se le da a esta escalera después de la bula de Indulgencias Plenarias otorgada por Inocencio XIII, el 24 de Noviembre de 1.722, que impone como penitencia estando en posesión de la Gracia de Dios Nuestro Señor el rezo de rodillas de un Padrenuestro en todos sus veintiocho escalones.
Tradición que se conserva hasta el día de hoy y que hizo se llamase popularmente a Ntro. Sr. Ecce-Homo y a la Hermandad como Señor de la Escala.
Fin principal de la Hermandad fue el dar culto y procesionar a su Titular como lo ha hecho siempre en la tarde- noche del Jueves Santo.
Y así lo venia haciendo el 31 de Mayo de 1.849, siendo su Mayordomo D. José Lovato, según documento firmado por el Vicario D. José Guerrero Rociíllo en el que también dice tener aprobados sus constituciones. Desfile Procesional que componían las Hermandades con la misma Sede Canónica y que tenían el mismo Instituto.

Esta tradición se mantuvo hasta entre los años 1.942 a 1.945 con la Hdad. de Nuestra Sra. de la Paz , en los que siendo Hermano Mayor de esta Hermandad D. Manuel Pulido, surgieron diferencias entre ambas Hermandades que llevaron a que no saliese la Imagen de la Virgen de la Paz el Jueves Santo, aunque sí el Viernes Santo como Paz y Soledad. Estas diferencias comenzaron porque para la Procesión de ese año la Hermandad de Ntra. Sra. de la Paz contrató tres bandas y la del Señor de la Escala no pudo contratar ninguna, solicitado el favor de que pasasen una de ellas a la cabeza de la Procesión este fue denegado. La Hermandad de Ntro. Sr. Ecce-Homo aligeró en el recorrido y viendo que tardaba la Virgen se encerró sin esperarla; según testimonio de D. Manuel Morales Martín hermano horquillero de Ntro. Sr. Ecce-Homo, encargado en el cortijo la Máquina propiedad de D. Manuel Pulido y uno de los que pidió el favor.

Y así lo venia haciendo el 31 de Mayo de 1.849, siendo su Mayordomo D. José Lovato, según documento firmado por el Vicario D. José Guerrero Rociíllo en el que también dice tener aprobados sus constituciones. Desfile Procesional que componían las Hermandades con la misma Sede Canónica y que tenían el mismo Instituto. El año siguiente, al bajar el trono del Señor de la Escala los escalones de salida de la Iglesia de Santa María la Mayor, se le parte un varal, lo que obliga a hacer una larga parada al llegar a la cuesta de Santo Domingo, donde tenían su taller de carpintería los Hermanos Hernández, para poder arreglarlo provisionalmente con unos gatos.
La Hermandad de Ntra. Sra. de la Paz continuó su itinerario sin esperar en ningún momento estando ya en la Iglesia bastante antes de la llegada del Señor de la Escala, el año siguiente salió el Ecce-Homo solo, testimonio de D. Rafael Badillo Castaño, hermano horquillero de Ntro. Sr. Ecce-Homo y carpintero que junto con los hermanos Hernández puso los gatos.
Junto a la Hdad. de la Vera-Cruz es muy probable que saliera pero con anterioridad a 1.849, pues en la relación de Hermandades residentes en Ronda ese año esta ya no figura como Hermandad. Posteriormente la Cruz pasó a procesionarla la Hermandad de Ntro. Sr. Ecce-Homo sin poder precisarse desde que fecha, aunque en la reforma de los estatutos fundacionales aprobada en 1.861, ya figura que “debiendo salir en nuestra Procesión la Vera Cruz que se conserva y venera en la misma Iglesia de San Juan de Letrán., esta Hermandad de Ntro. Sr. Ecce-Homo, toma a su cargo la conducción del trono y el cuidado de su conservación, adorno y ornato, sufragando de su fondos los gastos que estos menesteres requieran “. Añadiéndose en la reforma de 1.930. “ La Vera-Cruz será conducida por seis horquilleros necesarios que no obstante irán revestidos con la túnica de la Hermandad facilitándoseles estas así como las horquillas y almohadas”. La Vera Cruz fue destrozada a hachazos y quemada en la puerta de la Iglesia en Febrero de 1.936. Hasta esa fecha la Hdad. del Señor de la Escala la procesionó de forma casi permanente.

En cuanto a la Hermandad de San Juan Evangelista si se sabe que también procesionaba de forma conjunta, pero los testimonios que han llegado, aunque hablan de ayudas y patrocinio, nunca de que la situación fuera igual a la de la Vera-Cruz . En Febrero de 1.936 fue destrozada a hachazos y quemada la imagen de San Juan Evangelista.
A esta costumbre es a la que se refiere Fray Diego José de Cádiz cuando escribe de la Devota Procesión que anualmente hacen, la tarde del Jueves Santo, diversas cofradías con sus respectivas Insignias o Pasos de la Pasión del Señor, desde la Iglesia de San Juan de Letrán.
En el cartel anunciador de la Semana Santa de 1.920 figura la Procesión del Señor de la Escala yde Ntra. Sra. de la Paz el Jueves Santo con salida a las cuatro y media de la tarde con el siguiente itinerario, San Juan de Letrán-Armiñán-Iglesia de Santa María la Mayor-Duquesa de Parcent-Armiñán-Méndez Nuñez-Plaza Alfonso XIII-Alcolea Progreso-Plaza de Carmen Abela-Prim-Juan Carrillo-Carrera Espinel-Plaza de Lamiable-Marina-Romero Robledo-San Carlos-Plaza Alfonso XIII-Puente y Tenorio.

En 1.937 hizo la Estación de Penitencia solo la Hdad. de Ntro. Sr. Ecce-Homo siendo la única que procesionó ese año. La Imagen del Señor restaurada llegó a Ronda por la Renfe en la misma Semana Santa y la recogieron los hermanos Antonio Aguilera y Rafael Badillo.

Y en el de 1.938, a las cinco de la tarde del Jueves Santo día 14 de Abril, procesionan Ntro. Sr. Ecce-Homo, Cristo Crucificado y Ntra. Sra. de la Paz con ligeras variaciones en el itinerario, motivando el regreso por San Juan de Letrán en lugar de por Tenorio las dimensiones del nuevo trono, ya con patas, que había sustituido al de horquillas.Con anterioridad a 1.920 y hasta los años 40 esta Hermandad ostentaba el privilegio de poner en libertad un preso de la cárcel de Ronda. En los años en que la Estación de Penitencia se hacía desde la Iglesia de Ntra. Sra. de la Paz, el itinerario se iniciaba en dirección a la cárcel volviéndose luego hacia el centro de nuestra Ciudad. En los años que se hacía desde la Iglesia de Santa María la Mayor, se salía por la puerta de frente a la Cárcel para llegar inmediatamente después de la salida. Se asomaba el Trono a la puerta de entrada estando autorizados a entrar el Consiliario, Mayordomo y Fiscal, tras la firma en los documentos oficiales y dejar unos minutos expuesto a la vista de los que allí se encontraban al Señor de la Escala se continuaba la Procesión yendo el preso liberado normalmente detrás del trono.

Al cerrarse la cárcel de Ronda se mantuvo esta costumbre en el arresto del Excmo. Ayuntamiento durante varios años. El último fue un rondeño de profesión albañil; su hermano de profesión faenero, iba de horquillero en el Trono del Señor; se cambiaron la túnica en el mismo Ayuntamiento e hizo el resto de la Procesión llevando a Ntro. Sr. Ecce-Homo.

Procesionó solo el Señor de la Escala algunos años de la década de los 40 hasta que en 1.948 se autoriza la salida procesional de Ntra. Sra. de Araceli. Era una Imagen prestada, propiedad de la familia Serratosa, con unas características iconográficas poco idóneas para salir en lo alto de un trono. Su cabeza hacia arriba mirando directamente al cielo, no dejaba que sus hermanos y los devotos desde las aceras pudieran fijarse en su bello rostro. Esto hizo que se sustituyera por la Dolorosa que estaba expuesta a la devoción del público en el nicho a la izquierda del Alta Mayor de la Iglesia de Santa Cecilia (Los Descalzos). Con el mismo título de Ntra. Sra. de Araceli y hasta 1.969 se procesiona ininterrumpidamente junto al Señor de la Escala. Durante estos años la Hermandad ostentó el nombre de Ntro. Sr. Ecce-Homo (Señor de la Escala) y Ntra. Sra. de Araceli.

Tras las gestiones llevadas a cabo por la Junta de Gobierno y con particular dedicación por D. Juan Paredes Riquelme, en 1.946 se concede autorización para usar el coro del Convento de Santo Domingo, donde se guarda el trono desmontado y algunos enseres. Posteriormente se consigue la residencia capitular y nuevas dependencias, que se van restaurando con cargo a la Hermandad y con el trabajo desinteresado de muchos de sus hermanos; acceso al Coro desde la calle, Sacristía, cuarto y nicho a la izquierda del Altar Mayor, instalación eléctrica de todo el Templo, parcheos de la solería, etc... Pero no es hasta 1.950 cuando la Estación de Penitencia se hace desde este Templo y aunque con distintos itinerarios, ya de forma ininterrumpida durante más de tres décadas.
En el año 1951, en la tradicional Feria de Mayo de Ronda, organiza la hermandad un festejo en la Real Maestranza de Caballería de Ronda, concretamente el 20 de Mayo una novillada y el 21 de Mayo una novillada concurso, torean todos señores de Ronda como Francisco Lara (Larita) , Manuel Durán, Andrés Palenque y Manuel Escalante y el dia 22 una chalotada. En esta famosa Feria de Mayo, la Hermandad de Ntro. Señor de la Escala y Ntra. Sra. de Araceli organizó esta fiesta Taurina para recoger fondos para su Estación de Penitencia.

Fue en 1.963 cuando D. Angel Ortiz-Massaguer le propone a D. Rafael Badillo Castaño, la donación de una imagen de la Virgen con la condición de que se restaurase y se le diese culto. Aceptada la donación por la Junta de Gobierno que presidía el Sr. Paredes Riquelme , es restaurada. El 19 de Enero de 1.970 la Junta de Gobierno aprueba el título de Nuestra Señora del Buen Amor que es ratificado por el Cabildo General de 8 de Marzo, se bendice la Imagen en la Función de Instituto y hace su primer desfile procesional el Jueves Santo de ese mismo año, llevada por 48 horquilleros.
Desde ese momento caló profundamente en los hermanos de la Cofradía y en cuantos constantemente la piropean desde las aceras el Jueves Santo. En la reforma de los Estatutos de 1.977 la Hermandad tomó el título de Hermandad de Nuestro Señor Ecce-Homo (Señor de la Escala) y Nuestra Señora del Buen Amor, procesionando ambas Imágenes solas hasta el año 1.981.

En Febrero de 1975 se aprueba el nombramiento del Sr. Juan Paredes Riquelme como Hermano Mayor Honorario, entregándosele un pergamino con el nombramiento en acto celebrado en el mes de Julio en los locales de la Casa de Don Bosco).

En 1.976, tras conseguir los correspondientes permisos de los Marqueses de Parada, propietarios de la finca “El Duende”, se organiza la primera Romería en honor a Ntra. Sra. del Buen Amor, que tiene lugar el 30 de Mayo. Lo que en principio fue un día de convivencia para hermanos y familiares, pasó a ser en un par de años, un acto multitudinario al que llegaron a asistir miles de personas. Esto hizo que a partir de 1.980 empezaran a recibirse presiones políticas que, junto al deterioro del agua del río por el cierre de la depuradora, llevó a que en 1.984 negaran el permiso gubernativo, teniendo que celebrarse en el Pilar de Coca, suspendiéndose a partir del año siguiente.

En 1.980 se crea una comisión de rondeños para la preparación de la próxima llegada a Ronda de la Legión Española, que se encarga de la recogidas de firmas y del envío de telegramas de apoyo y de las relaciones entre ellos y diversas entidades, asociaciones e instituciones rondeñas, de la que forma parte a título particular D. Ignacio Medina, Hermano Mayor de la Hermandad. En una de las reuniones celebradas en la Subinspección de la Legión, entonces en Leganés, entre los asuntos a tratar había uno sobre distintas ofertas de varias cofradías de la Semana Santa rondeña. El Sr. Medina pidió, y así se aprobó, se aplazara este asunto hasta que él lo viera con la Hermandad de la que era Hermano Mayor, hecho desconocido por los Mandos de este Cuerpo, y cuyo secretario D. Miguel Arias también estaba integrado en esta comisión, colaborando con ella otros miembros de la Junta de Gobierno. Después de varios contactos y del nombramiento como Hermano Mayor de Honor de la Hermandad a la Legión Española en el Cabildo General del 2 de Marzo de 1.980, el Martes Santo de ese mismo año se celebra reunión en Málaga a la que asisten el General Pallás y los Comandantes Valero y Romero y los Señores Ignacio Medina, Francisco de la Rosa, Miguel Arias y Manuel Jiménez.


En ella acuerdan que la Legión procesionará a su Patrón, el Cristo de la Buena Muerte, la tarde-noche del Jueves Santo en la Estación de Penitencia de la Hermandad de Ntro. Sr. Ecce-Homo y Ntra. Sra. del Buen Amor y que un día a determinar, dentro de la Semana Santa, se le hará la Guardia de Honor. En el Cabildo General de 12 de Marzo de 1.981 se aprueba la organización de la Guardia de Honor y la salida procesional del Cristo de la Buena Muerte y que dentro del itinerario de la Procesión se haga un Acto Penitencial.
La tarde del Miércoles Santo de ese año tuvo lugar la primera Guardia de Honor al Cristo de la Buena Muerte en la Iglesia de la Merced. Los dos siguientes años en el Espíritu Santo la tarde del Miércoles Santo y la mañana del Jueves Santo. De 1.984 a 1.989 se hizo el Lunes Santo mañana y tarde, en la Iglesia de Santa María de la Encarnación la Mayor. Este Acto, aprobado por el Arzobispado General Castrense, contó con la constante oposición y persecución del entonces Vicario de Zona, que obligó al constante cambio del Templo y a que se redujera a unas horas antes de la Procesión y en el lugar de la salida, como actualmente se sigue haciendo. El tiempo ha dado la razón a esta Hermandad y hoy la mayoría de los entonces cofrades reconocen la oposición de este Señor a todo lo que fuera Semana Santa y Procesiones.

En 1985 Bendición y entrega al IV Tercio de la Legión de la nueva Imagen del Cristo de la Buena Muerte, obra del imaginero granadino, Antonio Barbero Gor. En el Año 1986 se realizan también las restauraciones del Señor de la Escala en 1.986, y de la Virgen del Buen Amor en 1.987, también por el mismo imaginero.

Siguiendo con la historia de la Procesión de esta Hermandad, sus cambios de itinerarios y los motivos, así como sus distintos Titulares, a las 19,30 horas del día 16 de Abril de 1.981, motivado por ser la primera salida procesional del Cristo de la Buena Muerte en Ronda, la Junta de Gobierno aprueba que a pesar de la lluvia se haga el itinerario desde Santo Domingo hasta la Alameda para dejar instituido el Acto Penitencial que se había aprobado. Las inclemencias meteorológicas no impiden una masiva asistencia de público que rebasa las más optimistas previsiones, quedando los jardines en tan lamentable estado, que hace que la Junta de Gobierno busque un nuevo lugar para la celebración del Acto Penitencial que acoja a todo el público que quiera asistir haciendo la modificación que fuese necesaria al itinerario de la Procesión.


Por su amplitud, la cantidad de calles que a ella confluyen y los altos edificios de aquella zona, tras consultar a los distintos servicios municipales afectados, se aprueba que para 1.982, se celebre en la Plaza Concepción García Redondo y Avda. Alférez Provisional por ser la zona de Ronda que puede concentrar mayor cantidad de público, siendo el itinerario el más corto posible para acceder a este sitio y regreso, elevándose a 5 horas el tiempo de duración de la Estación de Penitencia.

En 1.983 se derrumba parte de la cúpula central de la nave derecha del Templo de Santo Domingo. Aunque la Hermandad acota e impide el acceso a esta nave, en reunión mantenida por el arquitecto de Bellas Artes encargado en la restauración, D. Rafael y los miembros de la Junta Señores Medina y Aguilera, se prohibe la concentración masiva de público que provoca la Procesión, a menos que la Hermandad firme un documento haciéndose cargo de la responsabilidad de cualquier accidente que pudiese ocurrir, permitiéndose la estancia en los otros departamentos que ocupa y que están en buen estado gracias a la restauración que en su día se les hizo por cuenta de esta Hermandad, así como guardar los tronos en las naves cuyo tejado ya está restaurado. Por este motivo la Junta de Gobierno acuerda y lo ratifica el Cabildo General del 18 de Marzo de 1.984, que la salida se efectúe desde una caseta de tubos montada en la Plaza del Beato Fray Diego, encerrándose en Santo Domingo para dejar allí los tronos. Así se hace también los dos años siguientes.

En 1.986 las relaciones con la nueva empresa adjudicataria de las obras de restauración del convento se deterioran ante la insistencia de esta para que la Hermandad lo abandone, las muchas trabas y presiones llegan hasta que, a finales de Septiembre de ese año, nos avisan de que se había derrumbado parte del techo de la Sacristía. Tras comprobar, con testigos ajenos a la Hermandad, que tanto las vigas como el artesanado estaban en perfecto estado y que el llamado accidente parecía provocado, hay que trasladar los enseres en el camión cedido de forma desinteresada por D. José Díaz a distintos almacenes de la Caja de Ahorros de Ronda.

Este hecho puso en peligro el desfile procesional de 1.987, salvado gracias a D. José Fernández-Llamazares que nos presta la casa que tenía en obras en calle Armiñán.

A finales de 1.987 la Junta de Gobierno asiste a reunión en la Alcaldía en la que se les pide abandonen el templo, a lo que accede ante la firme promesa de poder volver a utilizar alguna dependencia una vez restaurado, aunque no se autoriza futura salida procesional, ya que por motivos de la restauración, tenía que cerrarse la puerta que se abrió en 1.950. En la Semana Santa de 1.988 retiran los tronos y otros enseres que aún tenían en Santo Domingo, dejando como testimonio de su paso por allí la antigua Cruz de Guía y los cuatro antiguos candelabros de forja del trono del Señor de la Escala. También hacen entrega a la Hermandad de Ntro. Sr. Orando en el Huerto de la primera imagen de la Virgen Consuelo de las Tristezas, que había sido sustituida por la actual al tener muy difícil restauración, y que, abandonada en Santo Domingo, nuestra Hermandad había conservado. Así se cierran 42 años de estancia en la Sede Capitular, en la que se había convivido con otras hermandades, habiendo siempre apoyado y ayudado a todas y evitando con su desinteresada colaboración que algunos años no pudieran hacer Estación de Penitencia otras Cofradías.

En el año 1987 se adquiere la casa de Hermandad, durante varios años se centra en el adecentamiento y arreglo de la misma. La adquisición de la misma es un antes y un después, el tener un lugar para tener guardado y conservado y al mismo tiempo un lugar donde reunirnos y conocer a todos los hermanos.
A principios del año 1989, cuando ante la crisis que atravesaba en la ciudad la saeta, la Asociación Cultural Ecce-Homo y la Peña Flamenca Tobalo acuerdan organizar un concurso de Saetas, a día de hoy es uno de los mejores concursos, en el cual han participado los mejores saeteros. Los ganadores nos deleitan cada Jueves Santo en la procesión, engrandeciendo el desfile y arrancando a muchos espontaneos cantandole a nuestras imagenes.
La instalación del monumento a Fray Diego José de Cádiz en la plaza que lleva su nombre, hace que en 1.996 no se pueda montar la caseta para la salida procesional en dicho lugar. Esto obliga a tener que volver a cambiar el itinerario saliendo este año y el siguiente de un solar en calle Armiñán al lado de la Casa de Hermandad.


Pero cumpliendo el deseo de los hermanos de volver a la placita, en 1.998 se estrenan los hierros de una nueva caseta de mayores dimensiones que hace posible montar y salir, dejando dentro el monumento al Beato, completándose con los toldos en los colores de la Hermandad en el año 2.000, siendo intención de todos no tener que cambiar en el futuro.
La intransigencia de algunas hermandades, incluidas algunas de Gloria, a las que no sabemos en que les estorbaba el que el paso por tribuna de la Hermandad lo hiciese en uno u otro sentido, hace que la Agrupación de Hermandades y Cofradías obligue, por primera vez a una hermandad, al cambio de itinerario en la Semana Santa de 2006. El incremento de la duración del itinerario a más de 7 horas, hace que se desista de continuar hasta la plaza de Concepción García Redondo para el Acto Penitencial, celebrándose este en la plaza de España y abandonado a los 25 años una zona de la ciudad que con tanta ilusión y cariño les recibía.

~Señor Ecce-Homo~

~Señora del Buen Amor ~

~Cristo de la Buena Muerte~

Estamos en:

Twitter--Facebook--http://www.claraavilac.com/wp-content/plugins/social-sharing-toolkit/images/icons_large/instagram.png--http://www.niaid.nih.gov/SiteCollectionImages/system/SocialMedia/YouTube.jpg--Email